Tipos de termostatos: qué son y cómo funcionan

¿Sabes para qué sirve un termostato? En este post te contamos qué tipos de termostatos existen y cómo funcionan
Comparte este contenido: 
0
Se acerca el invierno y con él las bajas temperaturas. Cualquier fuente de calor pasa a ser nuestra aliada y, para poder controlarla, necesitamos disponer de un termostato. En este post vamos a ver qué tipos de termostatos tienes a tu disposición, cómo funcionan y en qué nos pueden ayudar durante los meses más fríos del año. ¡Sigue leyendo y ponte al día!

Qué es un termostato

En primer lugar vamos a ver qué es un termostato. Un termostato es un aparato o dispositivo que se conecta a una fuente de calor (o frío) y que te permite, posteriormente, poder regular la temperatura de manera automática manteniendo siempre la misma, sin que baje o suba de los grados indicados.

Termostato colocado en una pared

 

Funcionamiento de un termostato

La principal función del termostato es regular la temperatura. El aparato se ajusta según la temperatura que detecte y los grados que tu le hayas indicado que mantenga. Si detecta bajas temperaturas automáticamente provoca una subida de las mismas y viceversa. De esta manera mantienes una temperatura agradable en cualquier momento.

Los termostatos viven gracias a la existencia de dos de nuestros grandes aliados en cuanto a temperatura se refiere: el aire acondicionado y la calefacción.

El funcionamiento o particularidades de cada uno puede cambiar, pero el objetivo es el mismo para todos: ofrecernos una calidad de vida excelente.

Diferentes tipos de termostatos

 

Tipos de termostatos

A continuación veremos cuáles son los principales tipos de termostatos que existen. Escoger cómo conseguir un ambiente cálido o fresco será tu decisión una vez sepas en qué consiste cada uno de ellos.

 

Termostato digital

Se trata de un termostato algo más avanzado que el que citamos anteriormente. Normalmente disponen de una pantalla LCD de cristal en blanco y negro. Esta pantalla será la que nos indique la temperatura del habitáculo en el que se encuentre el termostato.

Son los más utilizados por su fácil manejo y eficacia. El usuario registra una temperatura concreto y el termostato se encarga de ajustarla automáticamente, encendiendo o apagando la fuente de calor o frío a la que esté conectado.

La mayoría de este tipo de termostatos no registra la temperatura del exterior. Dependiendo de sus funciones y particularidades tendrán un precio mayor o menor. Lo que sí está claro es que su precio asciende con respecto a los termostatos analógicos.

Termostato digital

Termostato programable

Como su propio nombre indica, este tipo de termostatos se pueden programar. Estos, además de facilitarnos la vida, nos permiten ahorrar energía en nuestro hogar. La cualidad más importante de los termostatos programables es que se ajustan a nuestras necesidades al tener la posibilidad de indicarles cuando encenderse, apagarse y qué temperatura alcanzar.

¿A quién no le ha pasado, que se ha dejado puesta la calefacción por la noche? Con un termostato programable esto no será un problema, ya que se apagará a la hora que hayas concretado previamente.

Termostato programable

Termostatos inalámbricos

Estos termostatos son los más actualizados del mercado. Son programables y no tienen cables ni van colocados en la pared; son inalámbricos. La principal ventaja de estos termostatos es que podemos utilizarlo desde cualquier parte de la casa, es decir, regular la temperatura de la forma más cómoda desde donde estés.

Te preguntarás cómo funcionan estos termostatos, pues bien, el aparato se conecta a la fuente de calor o frío a través de un relé que va conectado a la caldera.

Debido a sus avances (algunos ya traen incorporado el WIFI) son los que poseen un precio más alto.

Termostato inalámbrico

Termostato analógico

Han sido los más habituales en los últimos años, pero con la llegada de los tres citados anteriormente, los analógicos han pasado a un segundo plano. Este tipo de termostato nos permite regular la temperatura gracias a una rueda que lleva incorporado en la parte frontal. Esa rueda es la que marca qué temperatura quieres mantener en tu hogar en un determinado momento y lo puedes hacer manualmente.

Normalmente se ubican en la pared y son los más antiguos. Otra de las funciones de este tipo de termostatos es controlar las bombas, caldera y válvulas de gas.

En la actualidad son los que menos se utilizan ya que son los más simples que podemos encontrar en el mercado. Durante su regulación de la temperatura no tienen en cuenta muchos factores importantes, como por ejemplo la temperatura exterior, la hora o si en ese momento nos encontramos en casa o no.

Al disponer de menos funcionalidades respecto al resto de oferta del mercado, su precio es menos competitivo. Este es uno de los factores positivos de este tipo de termostatos.

Termostato analógico

Ahora que ya conoces qué tipos de termostatos hay y cómo funciona cada uno de ellos, ya puedes escoger cuál es el que se ajusta más a tus necesidades.

Necesitarás...

Termostato COATI digital AF126685
Termostato COATI digital AF126685
36,95 €
18069
Termostato COATI digital AF126661
Termostato COATI digital AF126661
26,95 €
18087
Termostato COATI digital portátil AF126678
Termostato COATI digital portátil AF126678
76,95 €
18070
Termostato COATI mecánico
Termostato COATI mecánico
13,95 €
18071
  • Su Privacidad
  • Cookies estrictamente necesarias
  • Cookies de análisis
  • Cookies de funcionalidad o personalización
  • Cookies de publicidad compartamental
Centro de Preferencias de Privacidad

Su Privacidad

Las cookies y otras tecnologías similares son una parte esencial de cómo funciona nuestra Plataforma. El objetivo principal de las cookies es que tu experiencia de navegación sea más cómoda y eficiente y poder mejorar nuestros servicios y la propia Plataforma. Así mismo, utilizamos cookies para poder mostrarte publicidad que sea de tu interés cuando visites webs y apps de terceros. Aquí podrás obtener toda la información sobre las cookies que utilizamos y podrás activar y/o desactivar las mismas de acuerdo con tus preferencias, salvo aquellas Cookies que son estrictamente necesarias para el funcionamiento de la Plataforma. Ten en cuenta que el bloqueo de algunas cookies puede afectar tu experiencia en la Plataforma y el funcionamiento de la misma. Al pulsar “Confirmar mis preferencias”, se guardará la selección de cookies que has realizado. Si no has seleccionado ninguna opción, pulsar este botón equivaldrá a rechazar todas las cookies. Para más información puedes visitar nuestra Política de cookies

Centro de Preferencias de Privacidad
Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en "Configuración de cookies". También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar todas las cookies". Para más información puedes visitar nuestra Política de cookies.
ACEPTAR TODAS LAS COOKIES
Configuración de cookies